boxeomendocino@gmail.com
Tel: 261-5891576

Algunos hechos relevantes del boxeo mendocino, de la primera mitad del siglo XX.

El 6 de diciembre de 1909, el boxeo provincial comenzaba a dar sus primeros pasos. Procedente de Buenos Aires arribó a Mendoza el púgil y técnico Patrick Mc Carthy para dar una exhibición de este deporte. Nacido en Estados Unidos, invitó a realizar una exhibición a un asalto el técnico local que enseñaba en el club Gimnasia y Esgrima a Lucian Chavrier.

Vale destacar que Chavrier, de origen francés, fue uno de los primeros que introdujo esta actividad en la provincia. Mucha fue la expectativa por ver a estos "valientes" exponentes de los puños.

El norteamericano era famoso por su aguerrida forma de combatir. Si rivales casi siempre terminaban maltrechos y sangrantes. En cambio el galo se caracterizaba por ser un estilista, fiel a la vieja escuela inglesa. El combate tuvo lugar el 30 de diciembre en el teatro Municipal. El triunfo quedó para Chavrier, quien con un golpe en el estómago mandó por todas las cuentas a su sorprendido rival.

Por esa época no era fácil ver espectáculos boxísticos en Mendoza porque estaban prohibidos, hasta que con el tiempo ganó espacios y fue constituyéndose en una de las más importantes plazas del país. Tanto fue así que el primer boxeador profesional fue Luis Salcedo, a la ves que fue también el que hizo que internacionalmente se supiera que en Argentina el boxeo era una disciplina importante.

Muestra de lento pero seguro avance del boxeo en la provincia con Chavrier como gran promotor de la actividad, en 1911 se subió al ring para enfrentar a uno de sus alumnos. Fue Eduardo Castaneda. También esa misma noche, el francés sostuvo otro combate con Alvaro Lemos. Los pleitos fueron a 3 asaltos de 3 minutos con uno de descanso.

Con un público que ya se identificaba como fiel seguidor del boxeo, se produjo en abril el arribo a la provincia del boxeador francés Cadrot. El visitante desafió a cualquiera que se animara a aguantarle un par de rounds. El reto le llegó a Chavrier y aceptó medirse con su compatriota. El pleito quedó confirmado el 6 de mayo, en el ring que se levantó en el molino de Mota. Otra vez la técnica y la potencia de Chavrier se impuso, ya que en el segundo capítulo mando a la loma a Cadrot, quien cayó con los brazos abiertos y la boca ensangrentada.

En 1915 aparece otra figura que hizo historia en nuestro medio. Fue el estadounidense Jack Murray, que armó una excelente campaña por estos lares. En marzo de este año, en el teatro El Casino venció al italiano Viegilio (eran tiempos en que Jack Jhonson perdió la corona de mejor pesado ante Jess Willard en La Habana).

Por ese año, una de las grandes veladas que se recuerda se llevó a cabo nuevamente en el teatro El Casino. Allí se disputó el título sudamericano entre Murray y el italiano Ferdinando Priano. El triunfo fue para el norteamericano - ya radicado en Mendoza- por KO en el quinto asalto.

El primer día de 1916, Murray era noticia otra vez y la cita se repetía. El teatro El Casino. El norteamericano defendía la corona sudamericana ante Henry Marchand (no pudimos registrar su nacionalidad). El choque fue pactado a 10 rounds de 3 x 1. Otra mano potente de Murray le dio el triunfo por KO en el 13º capítulo.

Murray era ya un ídolo de los fanáticos del boxeo. Su fama se acrecienta cuando defiende nuevamente su condición de mejor sudamericano al derrotar por KO en la quinta ronda al uruguayo Angel Rodríguez, con un marco de público impresionante. En 1919 se suma otro centro para desarrollar festivales. Es en el local de los baños de la Exposición, donde el 15 de febrero, en una pelea pareja y con duros intercambios de golpes, Ricardo Villasuso, titular argentino, igualó con Andrés Rodríguez.

A esta altura Mendoza era considerada como una plaza importante dentro del país por la cantidad de boxeadores como también por la gran convocatoria que tenías los festivales.

Entrando en la década del '20, más precisamente en enero, un joven púgil que atraía por su forma de pelear aguerrida y sus potentes manos, comenzaba a ser figura. Era Lisandro Salcedo, quien noqueó en el séptimo round nada menos que a Ricardo Villasuso. El 13 de febrero Salcedo siguió sumando victorias. Esta vez ante Andrés Rodríguez, como de costumbre, por nocaut en el 5. Ocho días después vence a Sixto Flores. En marzo la cartelera anunciaba que en el salón Blanco de calle Catamarca, Lisandro Salcedo y el puntano Justo Daract iban por el título cuyano. Después de muy buenos 10 capítulos, la victoria y el título quedaron para Daract.

Salcedo tuvo una campaña dilatada que se extendió por varios rings de Sudamérica y es uno de los púgiles que más combates registra en el campo rentado, aunque para algunos nadie lo superó en cantidad.

Las veladas se sucedían de manera ininterrumpida en la provincia. En abril, Daniel Segura y el francés Abel Bersac igualaron tras 10 asaltos, en pleito discreto, según crónicas de la época.

Un hecho sacude al ambiente boxístico de Mendoza, Se presentó Luis Angel Firpo en una pelea de exhibición. En la oportunidad mostró el cinturón del campeón sudamericano de los pesados que obtuvo al vencer, a los 75 segundos de pelea, al norteamericano Davis Mills Jackson.

El 10 febrero de 1921, vuelve a presentarse en Mendoza Justo Daract, aunque no estaba en juego el cinturón del puntano. Lo hizo ante Ricardo Villasuso con quien igualó en 10º asaltos.

El 10 de marzo de 1923, la historia cuenta que Daniel Segura le ganó de manera contundente a Catilo Scaramella por nocaut en el 8º round. El 6 de mayo, Sacaramella sigue de racha ganadora. Esta vez el que no aguanto la potencia de sus puños fue el bonaerense Julio Barretta quien durmió en el 4º asalto. El festival fue en el cine Imperial, el 6 de mayo.

Dos días antes de este pleito, el boxeo local se organizaba formalmente, ya que quedó constituida el Mendoza Boxing Club Mendoza.

Una de las últimas veladas del año la protagonizaron Fernando Stefanelli y Catilo Scaramella. Fue el 24 de noviembre y el fallo un empate "clavado".

Al comenzar 1924, Stefanelli fue el encargado de abrir la temporada, allá por el 2 de febrero. Le ganó por puntos a Teófilo Agüero en una apretada pelea en la que Stefanelli debió recurrir a todos sus argumentos para salvar la noche.

Luis Galtieri era un púgil que pisaba fuerte en 1926. Tal es así que en su presentación convocó a cerca de 2000 personas. Esa noche del 13 de marzo le ganó a Augusto Viotti. Con tantos boxeadores hacía falta más plazas, por eso el 4 de julio se inauguró el estadio Luna Park en Lavalle 41 de ciudad. En la pelea de fonde Juan Kelly se impuso a Pablo Meroz.

En 1927 el boxeo de Sudamérica se convocaba para defirnir a los mejores de esta parte del continente. Uno de ellos fue el local Kid Uber. Otros argentinos consagrados fueron Benjamín Pertuzzo, Justo Suárez, Luis Vozzi y Félix Spósito.

Ese año se disputaría el campeonato argentino para rentados. Y la Federación Mendocina de Box –fundada el 20 de junio del 27-.designó para representarnos a los púgiles Massice, Jorquera, Dellarole, Cerdán, Cano y Medina. Presidiría la delgación el titular la la FMB uy primer presidente, Juan Carlos Teisaire.

En 1928, en el estadio Luna Park, de calle Lavalle 41 de ciudad, el alemán José Pirtzl derrotó por puntos a Casariego.

En 1929 resulta como hecho relevante la inauguración del estadio Garden Park, ubicado en San Martín y Barcala.

Inauguraron sus instalaciones el bonaerense Horacio Roldán y el local Dante Cogni. La victoria quedó para el visitante por puntos.

Al finalizar el año, se conoce la triste noticia que en Buenos Aires falleció Kid Uber luego del triunfo que logró frente al español Mur. Una sorpresiva descompensación provocó la muerte el 8 de diciembre.

En febrero de 1930, en el moderno Garden Park, Antonio Cerdán se impuso por puntos a Ginés Jorquera en un reñida pelea. En homenaje a quien fuera un gran púgil amateur, el 2 de abril se inaugura el Kid uber Boxing Club en Paraná de la Sexta Sección.

A fines de año se presentó en el Garden Park el cubano Cirilín Olano, un estilista que dejó mucha enseñanza en Mendoza. En la ocasión derrotó por puntos al local Antonio Cerdán.

Corría ya 1932 y aparecía un llamativo boxeador amateur , que por sus características técnicas, causaba admiración. Era Antonio Lucero "Kid Cachetada", quien venció al sanjuanino Cortez.

En 1933 se realiza en la provincia el campeonato mendocino para no rentados. Al fina del certamen, que contó en cada velada con un marco de público numeroso, resultaron campeones provinciales Domingo Ripamonti, Ramón Míguez, Marcelino Montaño, Antonio Lucero y Francisco Bermúdez, el luego famoso Don Paco, técnico del gimnasio Julio Mocoroa. Vale recordar que al gran maestro le impidió seguir boxeando una lesión en una rodilla.

La prolífica carrera de Antonio Lucero no se detiene en 1935. con una tremenda demostración de recursos venció por puntos en el Garden Park a Cristóbal Cordón. En cada presentación "Kid Cachetada" convocaba multitudes.

En 1938 Mendoza ya es una de las plazas más importante del país. Tal es así que en el torneo de Campeones realizado en Buenos aires, resultan ganadores el novato Valeriano Mesa y el mediano Alfredo Lagay. Este mismo año, Lagay se consagra titular argentino de su divisional. Para ratificar su excelente momentos, el mediano local se alza con la medalla de oro en los juegos Panamericanos.

Una figura internacional llega a Mendoza en 1939. Es el pesado chileno Arturo Godoy y derrotó a Eusebio Ramírez, el crédito local.

El boxeo seguía creciendo y el plantel de aficionados ganaba espacios. El 13 de abril se realizó un festival amateur donde tomaron parte Valeriano Mesa, quien superó al cordobés Oscar Pino., en tanto Ramón Míguez hizo lo propio con otro oriundo de la docta, Aníbal Macarrón. Este año marca, por fin, el debut profesional de Antonio Lucero. Fue el 24 de julio y venció por puntos a Entz.

"Kid Cachetada" sigue su marcha triunfal en 1940. El también llamado "Brujo Sanjonero" le ganó por amplio margen de puntos al porteño Santiago Cabrera.

Otro amateur pide pista este año. Es Alfredo Lagay, quien pasa al campo rentado. En su debut le ganó al bonaerense Seregni, en la recta final del año.

En 1941, retorna al ring Lagay y lo hace con una victoria. Esta vez el vencido es el español José Martínez Valero. El pleito tuvo como escenario el ring levantado en el club Independiente Rivadavia.

Nuevamente es utilizado en estadio de Independiente Rivadavia para una velada en la apertura de 1942. Coincidentemente uno de los protagonistas en Alfredo Lagay, que no pudo con Francia y la pelea terminó igualada.

Otro boxeador de lujo aparece por Mendoza este año. Es el cubano Young Herrera. Para este calificado mediano se le opuso a Alfredo Lagay y a pesar del noviciado del nuestro, el fallo fue empate.

El debut de Valeriano Mesa en el campo rentado se produce el 2 de diciembre de 1944. El liviano se las tuvo que ver con el chileno Raúl Urdiaca Ulloa y el brazo en alto fue para el mendocino, de acuerdo al fallo de los jueces.

En 1945 el estadio Babilonia, -ubicado en el callejón Pardo- detrás del Correo Central-, era el lugar de encuentro de los aficionados al boxeo Al iniciarse el año combaten Florencio Zaín -duro pegador- y Rodolfo Sagreda. La potencia del "Turco" se hizo sentir en el segundo capítulo, cuando el árbitro decretó el KO.

Un púgil, que luego haría historia como técnico (adiestrador en el Luis Angel Firpo y esquina del campeón mundial Hugo Corro), ganaba lo que ya era un clásico en el campo aficionado. Se trataba de Diego Corriente (Diego Rodríguez en su documento), quien vencía a Antonio Ferrara.

Cerrando el año en el Babilonia, Roberto "Corchito" Domínguez dio cuenta de Orlando Aballay por puntos.

1948 es un año importante para el deporte de los puños de Mendoza y del país, porque Pascual Pérez gana la medalla dorada en los juego Olímpicos de Londres. Allí comienza para este mosca una carrera internacional que lo llevaría a ser campeón del mundo. Ese año un mediano llamado Eduardo Lausse venía arrasando en Buenos Aires. Se midió con Kid Cachetada. Fue el 20 de marzo y el zurdo lo superó categóricamente al mendocino.

La temporada de 1949 presenta a nada menos que José María Gatica en l provincia. El "Mono", un ilustre del pugilismo nacional se presenta en el estadio Babilonia ante Valeriano Mesa, ídolo mendocino. El final del combate marca un empate y la alegría de la multitud que dejó en las boleterías algo más de 47.00 pesos.

Un pesado que marcaba rumbos en la provincia y en el país, era por 1950 Francisco Romero. Este púgil oriundo de Guaymallén que entrenaba en el mismo gimnasio que Pascual Pérez, se presentó topó en la provincia con el alemán Hans Oley. La tremenda pegada de Romero puso pronto a dormir al germano, quien estuvo internado un par de días por el castigo recibido.